Pienso y Existo

noviembre 21, 2007

Las primeras luces

Filed under: Azul — Wilmar Perez @ 2:53 am
Tags: , , , ,

Comencé a vivir hace unos seis meses en medio de un paisaje gris con olor a botas de caucho y canela en astillas. Dos o tres escenas más o menos ligadas me indican que mi vida comenzó impulsada por el temor. Se rumoraba que el ser de las tinieblas vendría por mí, de seguro por eso empecé a ser conciente de mi mismo y lo que me rodeaba. No se si catalogar como vida cualquier momento anterior a ese, incrustado en mi mente, prefiero catalogar ese periodo como un estado de animación activa, donde no hay conciencia del propio ser, debe ser más bien un universo sensorial básico sin razonamiento. Ahora, cada noche, al acostarme, puedo recordar lo que hice en la mañana, cómo  salí a correr entre los árboles y sobre las  piedras del río mientras mi única preocupación era llegar a tiempo para la repartición de golosinas en una casa vecina o evitar perder todas mis canicas en la competencia obligada. Inclusive puedo recordar lo que hice ayer o la semana pasada. Hace seis meses el pasado no existía porque, como es bien sabido, lo que no se recuerda no existe. 

Siempre se ha dicho que los bebés recuerdan a sus padres y seres allegados. Me pregunto si los recuerdan o simplemente los reconocen. Para mi extrañeza no he podido encontrar recuerdos de mi madre y mucho menos de mi padre; recuerdo, eso si, el olor de las botas de caucho rojas que afanosamente busco todas las mañanas entre regaños y ganas de desayunar.  

No se si nací con la capacidad de ver en colores o si, por el contrario, puedo distinguir sólo el color juguete sobre un mundo gris. Bus amarillo sobre mundo gris, botas rojas sobre mundo gris, el olor de la hierba sobre el mundo gris. Recuerdos en blanco y negro, recuerdos monofónicos. Por la ventana de las casas lejanas de barrios donde la gente huele distinto y por donde sólo voy de paso, se pueden ver hombrecitos de colores en la televisión, gente de color brillante y dientes blancos; los muñequitos de mi televisor son grises y la gente es más vieja.  Me pregunto por qué unos barrios a lo lejos tienen vida en colores y nosotros no. Hasta el perro es blanco y café; la señora de al lado es negra como el pedazo de caucho que un día me encontré mientras jugaba en la calle; mi madre tiene los dientes ensombrecidos y los ojos cansados, también en blanco y negro como el mundo en que vivo. 

Me gusta la plastilina porque es de colores y huele a goma de mascar, esa que sólo puedo comer cuando reparten las sobras en el trabajo de mi madre y, por ventura, alguien deja y no reclama jamás; ¿cómo es posible olvidar un chocolate? Yo pienso en ellos todo el día, no se me olvidan. En la televisión muestran dulces suaves y cremosos que hacen a la gente feliz, ¿serán mejores que el trozo de panela que mi madre me da de postre? A mi me lastima las encías a veces, pero es dulce y mi mamá dice que me hará fuerte. Un día encontré un ala de cucaracha en la panela, quizá tampoco ella vivía en los barrios de dulces de colores. 

El piso de mi casa es gris, las paredes son de color marrón y el techo es gris oscuro como la piedra del río. El cemento me lastima las rodillas cuando juego en el piso.  Una vez fui a un sitio de piso acolchonado y verde, me gustaría jugar allí, los niños también eran de colores y tenían dulces cremosos en la mano. Debe ser que ellos no saben que la panela los hará fuertes y por eso sólo comen de esos. Un día de estos les voy a convidar. 

Quiero dormir, me arropo con mi cobija gris para tener sueños en blanco y negro. Me pregunto si algún día tendré una vida de colores antes que mi madre se pierda en el lago negro de sus sueños desdibujados por las lágrimas que le ha dejado la realidad. Duerme madre tu también, ojala sueñes para toda la eternidad sobre la cola de un arco iris.

Anuncios

6 comentarios »

  1. Este texto me ha hecho recordar muchas cosas, entre otras, que yo también viví en el lado de la escala de grises por muchos años.

    Hoy, contigo, vivo en el lado de los colores. Es increible la cantidad de tonalidades que le das a mi vida. ¡Gracias!

    Comentario por catalinatrujillo — noviembre 23, 2007 @ 5:30 pm | Responder

  2. El texo es precioso, me encantó. Me ha recordado a la Navidad, por la ilusión que transmiten los ojos del niño.

    Comentario por Nina — noviembre 26, 2007 @ 5:38 pm | Responder

  3. Que berraquera¡¡¡¡¡¡¡ Será el gato negro de Poe el que nunca vio los colores. Que matiz mas pintoresco le diste a este relato.

    Comentario por Lucas G. — noviembre 27, 2007 @ 10:08 am | Responder

  4. Buen día Darío.

    Hombre Darío, he pensado de muchas formas y he escrito otras cuantas acerca de la mejor manera de expresar un recuerdo de mi niñez, un pasado que se hace presente en esta época.

    Pero ante tal descripción no me queda mas que sonreir y hasta un agua de toque salado se aproxima a mis ojos.

    Sabes que recuerdo en éste momento: la cocina de mi casa, la mesa grande, yo debajo de la mesa y la misma panela; porque ese dulce si que era dulce.

    Ha por cierto el mantel era gris.

    Chao y que Dios te bendiga.

    Comentario por Roberto — diciembre 3, 2007 @ 8:53 am | Responder

  5. ¡Ah jueeeee! Ututuy… juas.

    Comentario por Catalina Trujillo de la U — febrero 10, 2008 @ 10:49 am | Responder

  6. A veces recordar alegra el alma, en otros casos recordar solo remueve fibras que ya se han dejado atrás.

    Comentario por Emilia Lucía — febrero 10, 2008 @ 12:18 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: