Pienso y Existo

diciembre 1, 2007

El olvido de Osiris

Filed under: Realidad — Wilmar Perez @ 12:55 am
Tags: , , ,

En el mundo mueren, anualmente, alrededor de un millón y medio de personas de manera violenta y unas ocho veces esa cantidad de manera natural. El planeta debe soportar  unas trescientas setenta mil personas nuevas diariamente y los fenómenos naturales sumados a la contaminación hacen que las especies animales y vegetales hayan variado de manera alarmante su tasa reproductiva. Ante semejante escenario es comprensible que Osiris olvide, de vez en cuando, algunas personas en el limbo y no les pueda definir su situación de vida o muerte. En Colombia tenemos muchos de esos olvidados, los llamamos secuestrados. Son éstos un grupo de seres que físicamente parecen vivos pero cuyas almas mueren día a día en la espesura de la selva o en algún rincón olvidado del submundo de las grandes ciudades. ¿Cuándo podrán vivir o morir decentemente? ¿Cuándo dejarán de ser mercancía política? 

Las FARC se hacen llamar un grupo rebelde, con ideales políticos, que desea darle el poder al pueblo. Sin embargo, después de sesenta años de vivir del secuestro, la venta de drogas y el chantaje, ¿qué autoridad moral tendrían al asumir, eventualmente, el poder? Si las FARC tuviesen objetivos políticos sólidos y propuestas de cambio reales, entrarían a participar legalmente en la política del país, tal como lo está haciendo, con errores de párvulos, el Polo Democrático Alternativo. Es sabida la terrible suerte de la UP o el M19, sin embargo, sería precisamente a un gobierno como el de Álvaro Uribe, catalogado de extrema derecha, el que más le convendría mostrar ante el mundo que inclusive las posiciones más extremas del pensamiento de izquierda pueden participar con seguridad en el escenario político nacional. 

Hace tiempo se le viene dando vueltas en el país al tema del intercambio humanitario, donde no se le está dando la debida importancia a dos temas fundamentales: en primera instancia, si se hiciera un eventual intercambio humanitario que cubriese a los más de tres mil muertos en vida (secuestrados) que tiene  el país, sería sólo cuestión de tiempo para que las FARC tuviesen otro número igual o superior en su poder, para llevar, nuevamente, al país a un desgaste de años sin fin para rehacer el mismo camino. En segundo lugar, ¿cómo aceptar la liberación de personas que han cometido crímenes contra el país y la población, en canje por inocentes que, independientemente de su profesión o filiación política, no estaban haciendo nada ilegal? 

Es claro que en procesos de paz consolidados que lleven a la completa abolición de un conflicto armado, la sociedad debe contenerse y, por el bien general, perdonar y olvidar los crímenes cometidos por muchos. Sin embargo, el escenario que se presenta actualmente está lejos de ser la finalización del conflicto, es, más bien, la oxigenación del mismo a través de la validación política de una guerrilla que hace tiempo perdió sus ideales altruistas, si alguna vez los llegó a tener. 

Por difícil que sea enfrentarlo, es necesario que el gobierno se mantenga firme en su posición de exigir el comienzo de un proceso de paz y, al mismo tiempo, continuar con la presión militar sobre todos aquellos que buscan tener control armado de territorios, personas y recursos del país.

Los secuestrados deben salir del limbo y lo único que podría llamar la atención de Osiris para que los ponga en el lugar que le corresponde, sería el grito unido de todo un país que exija una solución con constancia y no sólo impulsada durante unos días por imágenes desgarradoras de aquellas que aumentan el raiting de los noticieros. La sociedad debe ser un bloque firme y no una gelatina que se agita sólo cuando hay golpes sobre la mesa.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Comprendo su frustración;

    Pero como le hacemos, mi buen amigo de Colombia;

    Yo estaría dispuesto a unirme a usted donde sea cuando sea y en el lugar que sea para encontrarle una solución pacífica al problema;

    Las cosas se solucionan de a paso, aunque los que no quieran resolver el problema vayan de a moto;

    Nosotros los saintterrienses no tenemos estos tipos de problemas;

    Y como ya lo dijo mi Presidente Doc Petroff, ya llegará el día en que, como canta Victor Heredia, serán los animales y los personajes del realismo mágico, como yo, los que marchemos por la vida humana mientras ustedes se siguen matando;

    Que triste;

    PAISANITO;

    Comentario por saintterriens — diciembre 2, 2007 @ 11:46 pm | Responder

  2. Gracias Paisanito por tu apoyo. Esa misma actitud tuya es la que reclamo de los colombianos que, en su mayoría, tratan de ignorar el problema. Si todos estuvieran dispuestos a unirse para buscar una solución, las consecuencias serían definitivas para lograr la liberación de todas estas pobres almas.

    Comentario por darioperezb — diciembre 3, 2007 @ 7:51 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: