Pienso y Existo

diciembre 31, 2007

Gemelos

Filed under: Azul — Wilmar Perez @ 6:39 pm
Tags: , ,

Baja por la garganta como una bola de fuego que colisiona directamente con el cerebro y hace desviar la mirada hacia el horizonte truncado por la tienda de la esquina; un aguardiente más a la salida del colegio. Sentados en cualquier prado de la ciudad bajo el inclemente sol del medio día, entraba uno tras otro el aguardiente que ocupaba el espacio vacío de un estomago que no había recibido otra cosa desde la noche anterior. Identidades y la formula química del acido sulfúrico importaban lo mismo que una familia que no existía más que como hogar de paso donde predominaba la figura de la madre solitaria cuya fortaleza daba vida a todos menos a ella misma. Pasa el efecto demoledor del primer trago y la botella se pasa. Por un instante las manos de los gemelos de color diferente se encuentran como símbolo de hermanos que se deben una vida, hermanos de la experiencia, hermanos sin ADN ni apellidos, hermanos de la misma historia. 

La camisa azul claro del colegio huele a resaca, el cuerpo duele y la esperanza también. La euforia del licor deja paso a un nuevo día sin tiempo y sin afán, sin futuro y sin esperanza. Cuerpos de niño que se desgastan con golpes de adulto. Una ducha rápida para cruzar un día más de existencia sin nada real más que la esperanza de otra realidad. Viviendo de ganas y de ilusiones en el mismo camino, el mismo paso animado detrás del otro que sin saberlo servía de modelo. La conciencia del tiempo es etérea, toda la vida está por delante aunque no se sepa dónde ni cómo se logrará vivirla. Un aguardiente más para engañar a la realidad. 

Otra vez caminar a casa por caminos distintos pero acompañados de corazón. Una semana más de caminatas y panes simples con gaseosa para distraer el estomago. Una semana más de levitar en el tiempo irreal del colegio que a manera de refugio nos hacía a todos iguales. Un aguardiente más para olvidar que no somos todos iguales. Los dos de la primera fila van para la universidad privada, la niña de al lado recibe de regalo de graduación un anillo de oro. Su regalo de grado era el día libre de sus madres en el trabajo para acariciar con sus manos callosas a los hijos que aún duelen como el día del parto. Otra vez el mismo camino.  

A falta de familia crearon una para los dos, a falta de papá se aconsejaron el uno al otro, a falta de dinero compartían la pobreza, a falta de posibilidades jugaban con las ganas de crecer. Se volvieron gemelos en alma a fuerza de aguantar juntos las ganas de llorar, ahora tienen la misma sangre en una relación incompresible para los demás. Amigos de otro aguardiente y aún hermanos a miles de kilómetros de distancia hasta que los huesos se deterioren y los pulmones dejen de respirar. 

Un trago más para el camino porque aún falta un largo trecho.

Anuncios

2 comentarios »

  1. A veces hay personas que se cruzan en el camino y se vuelven nuestros hermanos, gemelos de almas, viviencias y añoranzas, para ayudarnos y acompañarnos en el insospechado camino de la vida.

    Comentario por Emilia Lucía — enero 1, 2008 @ 11:21 am | Responder

  2. A veces esas personas te ayudan a vivir y te enseñan el valor de un amigo. Gracias Emilia.

    Comentario por darioperezb — enero 1, 2008 @ 1:12 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: