Pienso y Existo

julio 18, 2008

Resumen latinoamericano

Filed under: Mapamundi — Wilmar Perez @ 8:13 am
Tags: ,

Luego de unos minutos de planear sobre hermosas islas e islotes rodeados de aguas verde perla y matices de azules que se confunden con ese color infinito que sólo se puede vivir en el calor caribe de la sangre negra, se pueden ver las calles amplias y rectas que forman los bloques de casas cuidadosamente organizados de ese apéndice latinoamericano emplazado en la hermosa península de la Florida: Miami. Desde que se abren las primeras puertas de acceso al aeropuerto se respira ese aire  de subconjunto de Babel que crean los mil acentos que van desde el español ranchero de los cuates mexicanos hasta la alegre jeringonza del español dominicano donde se pueden inclusive escuchar los murmullos tímidos de aquellos otros originarios de las laderas de Río Bamba. Es tentador preguntarse porque tanto latino junto puede vivir en ese orden antagónico de la ciudad de los lagos cuando sus países de origen se convulsionan entre el desorden que trae la pobreza y la locura providencial que trae la alegría de los tambores cuando vibran con fuerza histórica en los huesos de zambos, mestizos, negros e indios.  ¿Será la costumbre la que lleva al improvisado latino a vivir como si medio continente fuera un experimento para probar la segunda ley de la termodinámica?

 

El MIA escupe ríos de latinos que llegan alegres y sonrientes del sur para acomodarse a los estrictos lineamientos heredados del rígido pensamiento británico, donde los rayos del sol no hacen juego con la soledad de las calles y el cemento parece haber sido vaciado la mañana anterior bajo la perpleja mirada de gigantes muñecos de cuerda que recorren programados de un lado para otro la ciudad. El espánglish reaches all over the sitio donde es común pedir la mopa para continuar el laburo de este busy día.  Un nuevo idioma nace de la mezcla de dos culturas, lo que crea una especie de piña colada dietética, un pequeño y tierno engendro creado con lágrimas de unos y coca de otros en las orillas de ese sur del norte donde tantos quieren llegar a cumplir un sueño a veces ajeno.

 

Una vez dentro de la ciudad, donde las amplias calles y largas avenidas dan espacio a automóviles y tetas último modelo, crecen en racimos los hoteles, las grandes bodegas y las inmensas tiendas especializadas. Algunos latinos de más alta alcurnia se mezclan y ocultan bajo uniformes e inglés de calle para ganar aquellos preciados billetes verdes que comprarán apartamentos y sonrisas tan reales como las armas nucleares aún no halladas en Irak.

 

Todo el mecánico funcionamiento de la ciudad me deja exhausto en unas pocas horas y aunque mi lado cuadriculado y metódico del cerebro genera litros de endorfinas, un ventrículo quizá izquierdo aún no contagiado añora la risa y el desenfreno sin sentido de aquellas almas costeras sureñas que a fuerza de segregación aprendieron a reírse de sus propias desventuras cuando no se dedican a matarse unos a otros.

 

Si el cono sur mira con envidia al norte, ¿por qué no funciona como ese pedazo de tierra que es igualmente de los suyos? ¿Será resistencia o simplemente ignorancia? ¿Será desconfianza en nosotros mismos? ¿O será simplemente el resultado de las diez familias dueñas de la tierra y los medios que obtienen más ganancias con un pueblo de las sombras que con un pueblo de la luz ardiente del medio día del sol tropical?

 

Gracias a Miami por ese experimento, ha sido académicamente muy productivo.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Vaya Darío!!!, has viajado ultimamente bastante.
    Miami dicen es el paraiso de los latinos, de ahí esa mezcla cultural.
    Yo no creo mucho en eso de la envidia del Sur al Norte, al contrario, creo que los del Norte nos envidian muchos de nuestros territorios, a pesar de los conflictos, cada extranjero q pisa suelo latino sale maravillado por la riqueza cultural q encuentra. Entonces más bien, le daría un sí al último interrogante, tal vez la sombra nos acompaña y ella no permite ver la luz que brilla en cada suelo latino.

    Comentario por Emilia Lucía — julio 20, 2008 @ 3:06 pm | Responder

  2. Hola Emilia. En realidad he estado viajando más de lo que quisiera, me encanta conocer nuevos sitios pero debido a los cambios de presión y temperatura llevo como cuatro meses enfermo y no he podido recuperame completamente. Espero estar por lo menos un mes en mi ciudad para recuperar el aliento. Un abrazo.

    Comentario por darioperezb — julio 20, 2008 @ 4:35 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: