Pienso y Existo

agosto 10, 2008

Jornada de bloggers latino – canadienses

Filed under: Migración Canadá — Wilmar Perez @ 4:56 pm
Tags: , ,

Gracias a este maravilloso mundo de los bloggers, una treintena de blogs interesados en el tema de la migración a Canadá nos hemos reunido para compartir las experiencias de los que ya se han ido y de aquellos que están en el proceso de partir. Para esta jornada intercambiamos escritos para dar a conocer en nuestros propios blogs la visión y vivencias de otras personas. Así que le doy espacio a Marcela Urteaga, quien nos trae una interesante reflexión del proceso de interiorización personal de la migración.

 

Mi escrito, a su vez, ha sido publicado por Ale Betoño en El 22 en Canadá.

 

Vivir la experiencia de inmigración trae cada día un descubrimiento

 

 

Cada día que pasa desde que tomas LA DECISION ves lo hermoso de tu país, de tu ciudad, de tu gente. Sin embargo, te das cuenta que puedes apreciar la hermosura de las cosas porque sabes que estás por dejarlo; de otra forma, notarías el mismo calor, el mismo tráfico, la misma gente aprovechándose de los demás.

 

Llega el momento de cerrar los círculos, de dejar el trabajo, de empaquetar recuerdos y de vender tu alma en trozos. Con este cierre haces un recuento de tu vida y te das cuenta de los cientos de miles de lazos que tienes con tu entorno.

 

Sabes que a muchos de los que dejas volverás a verlos en un par de años y que otros te alcanzarán en tu nuevo destino, pero que muchos se alejarán para siempre o que la vida ya no te permitirá un nuevo reencuentro y una nueva despedida.

 

Sabes también que iniciarás una nueva vida, en un nuevo lugar y sin los mismos apoyos que tuviste en el pasado. Sabes que muchos lo intentaron y no lo lograron, sabes que otros lo intentaron también y lo sufrieron. Y sin embargo te vas. La decisión está tomada y generalmente tiene buenos motivos sosteniéndola. Sabes además que el riesgo bien vale la pena.

 

Llegas a tu nueva vida y te das cuenta que no todo es tan maravilloso como lo recuerdas, lo escuchabas o lo suponías, porque el país es real y la gente es gente. Claro, cada comunidad tiene sus particularidades y para convivir con gente de otras nacionalidades tienes que hacer como los puercoespines cuando hacen el amor: acercándote con mucho cuidado.  

 

Pero lo mejor es que te das cuenta que no todo es tan difícil como puede parecer: que por cada persona que finge que no te entiende hay cinco que hacen su mejor intento, que por cada persona que piensa que estás de ilegal hay dos o tres que saben o suponen el trabajo que te ha costado.  

 

Y empiezas a construir de nuevo tu vida, a rodearte de nuevos amigos y a crear nuevamente tus recuerdos. Esa es la parte difícil. La parte fácil es encontrar de nuevo tu comida preferida, nuevas rutinas y nuevas actividades para realizar. El clima, los trabajos, los estudios y los cambios de casa son cosas cíclicas, sabes que vas a padecerlos durante un tiempo y que eventualmente te acostumbrarás.  

 

Al partir, descubres sentimientos muy agradables en personas que no te imaginabas. Al llegar, descubres que hay quien te apoya sin siquiera conocerte. Al partir descubres lo que quieres y lo que tienes. Al llegar, descubres lo que puedes y lo que quieres tener, pero lo mejor de todo, descubres de qué estas hecho.  

 

Inmigrar te hace descubrir quién eres.

Para ver la siguiente colaboración de la jornada visita el blog  Québec, una regia provincia 

 

 

 

Anuncios

13 comentarios »

  1. Interesante la jornada de bloggers latino – canadienses. Leí tu artículo y me trajo recuerdos de antaño pues me dio la impresión que usaste las mismas palabras que usabas años atrás cuando escuchábamos juntos Pueblo Blanco, espero amigo mio que pronto alcances tu sueño.

    El artículo de Marcela Urteaga posee vivencias que se parecen a otras que he escuchado en otras personas que también emigran a Canadá y allí se quedan también en Québec. Para fortuna de muchos, algunos emigran en familia y es más fácil sobrellevar las dificultades.

    Al final, solos o acompañados, Canadá es un sueño que se hace realidad para muchos.

    Saludos.

    Comentario por Marcela T — agosto 10, 2008 @ 9:03 pm | Responder

  2. Muy buen post Marcela, se me puso la piel de gallina cuando describis lo que uno siente al irse, es tal cual. Saludos para vos, y para Dario, que generosamente presta su espacio para esta Jornada.

    Comentario por Ale — agosto 10, 2008 @ 10:02 pm | Responder

  3. Excelente post Marcela, lo que describis es muy cierto, y me gusto mucho la frase, con la cual me identifico, “… Al partir descubres lo que quieres y lo que tienes. Al llegar, descubres lo que puedes y lo que quieres tener, pero lo mejor de todo, descubres de qué estas hecho.
    Inmigrar te hace descubrir quién eres.”

    Saludos!!!

    Comentario por Juan Pablo — agosto 11, 2008 @ 7:43 am | Responder

  4. Marcela Urteaga, un proceso de migración como muy pocos le da a uno la posibilidad de conocerce, como tu dices, saber de que se está hecho. Es un honor albergar tu escrito, por favor, utiliza este espacio como tuyo, si lo deseas, para contestar cualquier comentario. Un abrazo.

    Comentario por darioperezb — agosto 11, 2008 @ 8:29 am | Responder

  5. Dario,
    Como comente en el blog de Ale Beto&o donde esta tu post te digo que me han parecido muy interesantes tus escritos.

    Marcela,
    La expresion:
    “el momento de cerrar los círculos, de dejar el trabajo, de empaquetar recuerdos y de vender tu alma en trozos”

    Frase cruda y brutal, sin concesiones.
    Es dificil partir, es duro abandonar el pais de origen.

    Recuerdo el dia que llegaron por los muebles y los juguetes de mi hijo que habiamos vendido/regalado. El estaba hasta ese momento muy fuerte, pero al ver partir lo suyo se desplomo y empezo a llorar, al verlo asi nos contagio y los tres estabamos muy tristes.

    Cuando llegas empiezas de cero.
    Finalmente el cambio es muy benefico y vale la pena.

    Saludos
    Arturo

    Comentario por Arturo — agosto 11, 2008 @ 10:34 am | Responder

  6. Interesante el post sobre el proceso de inmigrar a Canadá, real y duro a la vez, como la vida misma.
    Es dificil partir de la propia tierra hacia un nuevo país, pero no estoy tan convencida de que “el riesgo valga la pena”, quizá sí para algunos, pero según las circunstancias.

    El post que escribe Darío, da para añorar tantas cosas…”para llorar frente al mar”. Esta frase que citas del juglar español: “se debe luchar por lo que se desee así sea tildado de demente, porque en las metas está el sentido y el sabor de la vida”, da para tanto…pero al mismo tiempo revuelca el alma por la búsqueda que genera dentro de uno, porque como duele la vida cuando se tienen metas y simplemente ellas se esfuman en el aire, porque no se alcanzan, se aplazan o se mueren.

    Comentario por Emilia Lucía — agosto 11, 2008 @ 11:52 am | Responder

  7. Me encantó tu post, sentí la pena que tanto temo, sentí esos sentimientos que vienen pronto, ese dejar ir las cositas que has acumulado a lo largo de tu vida, tu casa que costó tener, esos juguetes de los niños, todo y cada cosa tiene su peso y valor, ay!!! creo que lo empezaré desde ya a ver si me cuesta menos!!

    Comentario por Jackie — agosto 11, 2008 @ 1:21 pm | Responder

  8. temer es parte de estar vivo, igual que seguir de pie los sueños, ya estoy sintiendo esa pena de deshacer el camino andado, de ver partir tantas cosas que han estado siempre ahí… Me encantó este post, me alerta que vienen momentos tristes pero también viene un descubrimiento acerca de nosotros mismos.

    Comentario por Jackie — agosto 11, 2008 @ 1:27 pm | Responder

  9. Me gustó como remataste el post y como dejas en claro que emigrar está lleno de sentimientos profundos y conmovedores.
    Saludos de Leo.

    Comentario por leonardo — agosto 11, 2008 @ 5:22 pm | Responder

  10. Ah, Darío estaré más seguido por tu blog, dalo por hecho.

    Comentario por leonardo — agosto 11, 2008 @ 5:23 pm | Responder

  11. Marcela
    Definitivamente el sentimiento es fuerte cuando uno empieza a cerrar los círculos, y recordar esos momentos también vuelven a serlo.
    También tenemos que tener en cuenta que no sólo nos pasa a los que nos vamos sino también le pasa a los que quedan.

    Muy buen post! Saludos. Lorena

    Comentario por varsanocagnotti — agosto 11, 2008 @ 6:15 pm | Responder

  12. … y el que queda …

    emocionado, viendo a las personas que quiere, alcanzar el sueño por el que han esperado tantos años y al que han dedicado tantos esfuerzos

    con ataque repentinos pero constantes de nostalgia … del que se va quedan los recuerdos (buenos y malos 🙂 ) y aunque su presencia electronica continue …

    no se puede besar a los bits 🙂

    ME ALEGRO POR TODOS !!!

    “… Cuando un amigo se va
    queda un tizón encendido
    que no se puede apagar
    ni con las aguas de un río …”

    Comentario por cB — agosto 11, 2008 @ 10:04 pm | Responder

  13. ¡un hermoso post!
    Es cierto, nuestro corazón se despedaza, dejandolo en diferentes lugares, pero la parte mas importante, que es donde se aloja el amor de nuestros hijos, queda contigo y definitivamente ese pedazo es el que nos impulsa a partir.
    Un abrazo,.

    Comentario por Jorge — agosto 13, 2008 @ 12:06 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: