Pienso y Existo

mayo 17, 2009

The American Way

Filed under: Mapamundi — Wilmar Perez @ 12:46 pm
Tags: , ,

Con una particular combinación de vida campirana y desarrollo tecnológico, Denver, Colorado, parece un pueblo fantasma donde los seres vivientes son automóviles que recorren amplias y anchas carreteras. Lunes, martes o sábado, cada día es una eterna tarde de domingo donde la fresca brisa de la primavera acaricia el rostro de los esporádicos seres humanos que de vez en cuando se ven deambular como espectros entre sus edificios. Denver es un ensueño o una pesadilla, Denver se regodea en una calma inaudita para una gran ciudad, mientras en sus grandes empresas se construye parte de la tecnología que mueve al mundo. Un mundo extraño para las costumbres latinas, un sitio tan encantador que produce miedo. Colorado trasiega con su carga histórica y sus riquezas naturales donde la caprichosa geología ha dejado escapar su imaginación creando únicos paisajes de topología lunar pero llenos de vida. ¿Cómo puede un latino mezclarse con un mundo americanizado sobre un territorio mexicano con profundas raíces indígenas?

Colorado refleja el prototipo de la vida norteamericana, inmensas carreteras donde circulan inmensos automóviles que consumen cantidades ingentes de gasolina, familias rubias que se ven felices a cualquier hora del día, tranquilidad, calma y respeto y, detrás de todo esa apariencia melancólica, una plétora de empresas puntas de lanza en tecnología. Para un latino resulta incomprensible la excesiva calma del ambiente donde todos los días parecen de fiesta, impresión que se mantiene desde el primer hasta el último día no importa en que lugar del estado uno se encuentre. Sin embargo, al recorrer sus calles, se pueden ver, reflejados en sus edificios esparcidos en un gran valle alrededor de Denver,  los nombres de marcas que son símbolo de avances tecnológicos, los almacenes se ven vacíos pero permanecen abiertos hasta altas horas de la noche, los restaurantes y sitios nocturnos, con sus inmensas instalaciones, ofrecen una amplia gama de diversiones nocturnas para suspiros de alma que pasan de un lado para otro.

La amabilidad de la gente de Colorado contrasta con la rudeza de los oficiales de inmigración o hasta los dependientes de los almacenes en Miami, donde parece que entre latinos nos tratamos peor simplemente por el hecho de recordar que en nuestros países estamos acostumbrados a tratarnos a las malas. El modo de vida norteamericano se respira en cada esquina, en cada puente, en cada pueblo;  en este territorio otrora perteneciente a las épicas tribus de las praderas. Los mexicanos lentamente van recuperando lo que alguna vez fue su territorio, a través de la migración de mano de obra no calificada, para realizar aquellas labores que ya los norteamericanos, a pesar de la crisis económica, no quieren hacer. Es como si la historia tomara su revancha, es como si hubiese un efecto de “capilaridad migratoria”.

Es difícil hablar aún más a profundidad de este pedazo de Estados Unidos que representa la esencia misma de la nación y donde se tiene la oportunidad de conocer al gringo real, que ha crecido como ciudadano de un imperio joven, aquel gringo que aún contempla a Norteamérica como los salvadores del mundo y que están dispuestos a trabajar fuerte y con persistencia para que esa nación continúe siendo lo que, a sus ojos ,es y será para el mundo: el ejemplo a seguir. Los ojos de cada uno siempre ven el paisaje que hay alrededor aunque las dunas y la arena cubran muchos de los detalles.

Hay sentimientos encontrados: envidia, melancolía, orgullo, rabia y admiración. Hay que volver a Colorado para contemplar de nuevo su majestuosidad, por ahora queda el recuerdo de una tarde de estío don el Jardín de los Dioses crea sombras mágicas sobre el alma de vagabundos que recorremos los senderos de la historia, siguiendo las huellas del polvo que nos da la geografía.

Anuncios

3 comentarios »

  1. Dario que bueno es eso de conocer y al mismo tiempo vivir la historia del lugar visitado. Yo me imagino a Denver-Colorado un lugar lleno de bosque en medio de la congestión citadina, al mismo tiempo que veo en Texas imagenes del oeste con mexicanos bigotudos.
    Así es la historia… muchas veces contradictoria a la realidad que se vive.

    Comentario por Emilia Lucia — mayo 18, 2009 @ 10:16 am | Responder

  2. En realidad Colorado no es muy rico en bosques, es rico en formaciones geologicas particulares, algunas de ellas tan famosas como el Gran Cañón. Como dices, la historia parece contradictoria, pero cuando se mira a través de años y años, se puede ver que sigue una lógica muy clara aunque sus puntos de inflexión sean tan diversos como la propia alma humana. Muchas gracias.

    Comentario por darioperezb — mayo 18, 2009 @ 2:14 pm | Responder

  3. me gusto lo que vi a traves de tus ojos

    Comentario por lunafeliz — mayo 28, 2009 @ 11:55 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: