Pienso y Existo

octubre 10, 2009

Bajamar

Filed under: Mapamundi — Wilmar Perez @ 10:55 pm

En realidad no se sabe a ciencia cierta donde se originó el nombre de Las Bahamas, de acuerdo a algunos historiadores el nombre fue dado por los marineros de Cristóbal Colón que, luego de pasar por la isla de El Salvador, se sorprendieron ante la belleza de las aguas poco profundas del archipiélago. Pocas cosas sobre la tierra son tan hermosas como la miríada de tonalidades de verdes y azules que se observan desde al aire al sobrevolar este grupo particular de islas que, paradójicamente, después de haber sido refugio de bucaneros y piratas durante el apogeo de la campaña inglesa y holandesa por menoscabar el reinado de la Corona Española sobre los mares del Caribe; hoy sigue siendo refugio financiero de aquellos que quieren esconder sus tesoros, tal como en los viejos tiempo. Así como el océano era testigo de los encuentros de míticos y lobos de mar, ahora la extravagancia y el lujo son testigos de los encuentros de aquellos que la farándula ha convertido en mitos contemporáneos. This is just a taste of The Bahamas…

En pequeñas calles, no más amplias ni lujosas que las de cualquier humilde pueblo latinoamericano, se puede encontrar desde un Rolex de sesenta y cinco mil dólares hasta las prendas más exclusivas de famosos diseñadores. Cientos de turistas deambulan como zombis en busca de souvenirs y baratas para exprimir sus tarjetas de crédito. La sombra de enormes cruceros se refleja sobre el puerto que abre sus puertas al flujo permanente de toda clase de turistas que, sin importar la fecha, quieren sentir la magia de ese pequeño pedazo de tierra bajo el inclemente calor Caribe. Sin embargo, el dinero generado por los turistas resulta ser sólo una fachada para desviar la atención sobre el verdadero negocio: offshore banking. Millones de dólares, especialmente norteamericanos, se mueven diariamente en bien camuflados y poco llamativos edificios que pasan desapercibidos para el desprevenido visitante.

Las Bahamas son para el mundo financiero norteamericano lo que Guantánamo es, o fue, para su mundo militar: un sitio donde se pueden hacer aquellas cosas que no pueden hacen en su propio territorio. Con laxas normas y mucha privacidad algunos de los más prestigiosos bancos del mundo mantienen grandes equipos de personas, ganando enormes sumas, para atender sus clientes de todo el mundo que, temerosos de guardar el dinero en sus propios países, acuden a aquella guardería de dólares donde se garantiza no llamar la atención ni hacer muchas preguntas.

Mientras tanto, para el público en general se muestra un mundo ostentoso, donde desfilan reinas de belleza y un enorme hotel, con visos de palacio, se inunda en lujos y excesos. Quizá tal escenario sólo sea propicio para un mundo de plástico donde lo más importante es la medida de busto de 40 jovencitas venidas de diferentes rincones del mundo. Lejos de allí el hambre, la miseria y la desigualdad carcomen la sociedad. Muchos de los peores frutos de esa sociedad en decadencia terminan en las arcas de la maquinaria financiera que se esconde bajo las hermosas y calmas aguas de Las Bahamas.

Uno, dos, tres y más Miss Universos para alimentar la fachada de la charada. Suerte a las hermosas aguas de Bajamar donde antiguos piratas enterraron sus tesoros, donde los nuevos piratas esconden sus fortunas.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Que disfrute conocer tantos lugares como lo haces.
    Yo pienso que Bahamas es una de esas islas paradisiacas que existen en el mundo, con las imagenes de Miss Universo pude apreciar paisajes majestuosos y llenos de color. Seguro tambien existirá el derroche como lo pintan las mansiones de algunos artistas que radican allí, cosa que demuestra que en todo lugar siempre habrá esa parte donde los dineros abundan, mientras otros en el mismo sitio nadan pero en la miseria.

    Comentario por Emilia Lucia — octubre 13, 2009 @ 5:34 pm | Responder

  2. Hola Emilia. Conocer el mundo es fantástico, es ver con ojos prestados aquello que uno ya creía conocer. Los paisajes son ciertamente preciosos, son la imagen de un paraiso donde frescos vientos se llevan rampantes las nubes. La miseria está lejos de allí aunque muchos de sus causantes, paradojicamente, guardan una estrecha relación con un pequeño pedazo del Atlantico.

    Hasta pronto.

    Comentario por darioperezb — octubre 13, 2009 @ 6:04 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: